Cómo Funcionan los Remates Judiciales

 
 

Cuando el usuario de un crédito pide un préstamo con garantía hipotecaria, sabe que ante la falta de pago es como si (para fines prácticos, no jurídicos) hubiera vendido esa parte de la propiedad y el acreedor se convierte en copropietario del inmueble en garantía. Como el interés del acreedor es recuperar la cantidad prestada, inicia un juicio que suele terminar con la venta judicial del inmueble.

La legislación mexicana  tiene la premisa de “DARLE A CADA QUIEN LO SUYO”; por lo que  un vez rematada la propiedad, el Juez ordena que se le haga entrega del inmueble al comprador; del importe de la venta, que se le haga entrega al acreedor el capital, los intereses, los gastos y costas del juicio; que se liquiden los gravámenes pendientes de pago si los hubiera,  y por ultimo, que el remanente que se le haga entrega al deudor.

Contamos con una cartera de 3800 propiedades que las instituciones financieras tienen a la venta en las diferentes modalidades: en proceso litigioso, para remate, adjudicadas, por escriturar, escrituradas, con posesión o sin ella; son de todos los tipos y en todas las entidades del país.

Tenemos servicio de envío de listados con las propiedades en subasta del mes y realizamos un estudio con diagnostico jurídico e inmobiliario con proyección financiera de la propiedad seleccionada, que  incluye postura legal, gastos y honorarios para no tener ningún gasto oculto y estimar la utilidad real.

Integramos el Club del Inversionista Inmobiliario, donde es posible participar en la compra de paquetes de propiedades en litigio entre un grupo de inversionistas; esta modalidad permite negociar la compra de estos paquetes  a las entidades financieras con una mayor tasa de descuento debido al volumen acumulado de la inversión; la compra es individual pero el descuento es colectivo y proporcional al tamaño de la inversión.

 
     
   
 
 
 

   
Miembro de: